miércoles, 23 de marzo de 2011

Erase un país llamado Libertad

"Basta con que un hombre odie a otro para que el odio vaya corriendo hasta la humanidad entera." .- Jean Paul Sartre

Recuerdo cuando era yo mucho más joven y tenía la edad de mis sobrinos (entre 10 y 12) lo increiblemente divertido que era terminar de hacer la tarea y poder salir a andar en bicicleta hasta el parque, o salirse a echar la "cascara" con el bote de frusti con los cuates de la cuadra o incluso, para los que eramos más tragones, salirse caminando, solos y sin miedo alguno a la tiendita de la esquina, pues nuestro mayor miedo era que pasara el "robachicos" y nos llevara con él, cuento que hasta la fecha, siento que fue en gran medida, inventado por nuestras madres para evitar que hablaramos con algún extraño en nuestras pequeñas aventuras callejeras. Me acuerdo con gran melancolía lo padre que era vivir en la Condesa y en las tardes de Veranos tomar mi bici e irme andando hasta el parque México para echar el basquet con los cuates o simplemente recorrer las calles en nuestros, en ese entonces, muy veloces medios de transporte. Aquellos días en los que nuestra mayor preocupación era que nos persiguiera el perro del vecino o que no fueramos a romper los pantalones para no recibir un regaño, aquellos días en los que se podía circular por cualquier avenida de esta misero país olvidado por Dios, y cuando alguien cercano a nosotros tenía el desfortunio de que lo asaltaran, era una gran noticia, por lo menos en nuestro círculo social.
Aquellos días, sin embargo, quedaron atrás y parece a veces que fueron inventados por nuestra memoria para tratar de entender lo que sucede hoy en día en todas y cada una de las calles, de las colonias, de las ciudades, de éste, nuestro amado y secustrado México.
El fin de semana pásado (fue día de asueto, para los lectores de otros países)tuve oportunidad de ir a Acapulco, ciudad costera a la cual amo profundamente, tal vez por los recuerdos de mi infancia, adolecencia y juventud o quisas por los recuerdos que tengo con mi abuela ahí o tal vez por lo que simboliza el salir de la ciudad, sin importar esto, me pareció triste el saber que la ciudad estaba prácticamente llena, a un 90% de su ocupación, sin embargo, las personas no salían de sus hoteles o de sus casas por el miedo a ser baleados por algún grupillo paramilitar, por quedar atrapado en el fuego cruzado entre las fuerzas del orden y algún grupo de sicarios, por el miedo a que un granada (como sucedió hace un par de años en Michoacán) fuera a terminar con unas vacaciones cuasi perfectas en familia.
Es triste despertarse cada mañana con las noticias y ver que vivimos en un país que está secuestrado por un montón de gatos, ignorantes y que con trabajos saben leer o escribir, y no hablo solamente de los diputados, senadores y demás, hablo también de la policia, del narco. Me causa pánico salir a diario de mi casa y lo único que espero es poder regresar a ella con bien y con todas mis pertenencias, me causa pavor el saber que tengo una familia que todos los días se expone a lo que se ve en las noticias, me causa una tristeza profunda, que mi sobrina de 6 años me diga que cuando sale de viaje no le gusta porque le teme a los Zetas, me causa asco ver que nadie hace nada por cambiar esto.
La pregunta es ¿Hasta cuando? ¿Hasta cuando permitiremos que se nos dé atole con mugriento dedo del gobierno? ¿Hasta cuando permitiremos que la policia nos chingue en lugar de protegernos? ¿Hasta cuando tendremos que vivir con miedo hasta de aquellos que nos cuidan? ¿Hasta cuando podrán nuestros hijos salir a la calle sin que temamos por ellos? ¿HASTA CUANDO RECUPERAREMOS MÉXICO?
Yo sé que muy probablemente a los lectores les parecerá raro este post, ya que no es como los otros que normalmente pongo, pero yo ya estoy hasta la madre de esta situación, este es un grito para que defendamos lo que es nuestro, para que dejemos de quejarnos y empecemos a actuar, para que recuperemos lo que es nuestro y exijamos a los pendejos del gobierno lo que es su obligación. YA BASTA!
No sé si sean muchos o pocos los que lean este blog, mucho menos este post, sin embargo, espero poder poner mi granito y ayudar a hacer conciencia, porque yo SÍ quiero un México donde mis hijos puedan andar en bicicleta por las calles, donde puedan ir de viaje y conocer lo que es su país. Amo profundamente a mi patria y me duele verla así, por eso los invito a que reflexiones y actuemos, hay que recuperar lo que por derecho es NUESTRO.
Este post va dedicado a todos aquellos, que como yo, creemos y queremos un México mejor, un México libre, un México de mexicanos.

3 comentarios:

Joruas dijo...

Buena entrada, y claro que me gustaría hacer algo. Supongo que la mayor pregunta a dicho problema es: ¿qué?

No pienso enrolarme en el ejército, ni en la policía, ni convertirme en político. Entonces... ¿qué se puede hacer? ¿Votar por un sistema ya dado al quedo? ¿Que el mismo pendejete con diferente nombre quede al mando una y otra vez?

Quizás la respuesta varia de persona a persona, por mi parte lo único que creo se puede hacer es ser solidarios entre nosotros. Ayudarnos, dejar de estar echando mierda al vecino, UNIRNOS. De ahí en fuera... queda en manos del destino lo que suceda.

Saludos.

Sebastian dijo...

tienes toda la razon en todas tus palablar te apoyo!!!!

Violeta Quintero dijo...

Yo también quiero un México en donde este segura y me sienta libre de vivir y q la pregunta no sea cuantos o cuando los hijos sino q me preocupe su seguridad y su li ertad. El cambio empieza individualmente; gracias por hacerme recordar tantas cosas. Besos