miércoles, 10 de octubre de 2007

Que Vivan las Feas

Que pedo, raza! pues aquí ando, otra vez en clase de las putas 7 de la mañana, más aburrido que la chingada y con un putero de sueño. Pero bueno, este post se me ocurrió porque hay una pinche vieja que me super caga la verga, pues es la clásica pendeja que se siente que está buenísima, se siente que es super cool, que es super buen pedo, que a todo el mundo le cae bien, me explico?? Pero aparte de todo esto, la vieja es más fea que una infección en la verga, o sea, fea fea como la muerte prematura. Es una de las viejas que a mi me gusta decirles "mascota del profesor", la que se la vive mamando cuantos anos le ponen enfrente con tal que los profesores digan "oh, esta pendeja es buena alumna", porque honestamente, hasta los profesores deben pensar que es una pendejaza. Pero algo que me puede super cagar los webos de este ente (pues no tiene calidad de humano) es que a los profesores les diga "miss" o "profe", como si pinches fuera en puto primero de primaria. Es una vieja que cada vez que hay que participar en clase brinca, grita y patalea con tal que la pasen al frente, se hace la que se "arregla" pero en realidad, siempre, invariablemente se viste de la verguísima. Ah, no sé, podría seguir insultandola pero prometo intentar conseguir sacarle una foto pa que la vean.
Ahora hablaré de un pequeño individuo con el cual también tomo clase de nombre Obed, creo que si se escribe así, este monito es el clásico flauito, por el que no das un varo, pero aun así hace lo mismo que la individua descrita arriba y tiene el plus que es el único individuo en la universidad que no le ha cambiado la voz.
La neta podría aventarme un post de 139 cuartillas insultando y explicando los personajes que existen aquí.
Por el momento ya me dio la weba, más tarde seguiré este post.
Se la lavan, perras.

martes, 9 de octubre de 2007

Cat Fight 2

Que pedo, raza! Debido al post que puse antes sobre las perritas que se estaban peleando afuera de la secu pública, platicando con un cuate, me hizo acordarme de otra pelea entre perras que había visto y la neta ya no me acordaba. Pa que se den cuenta que también las niñas "bien", son unas golfas perras del mal y que con que les alboroten tantito la hormona son igual de putas o hasta más que aquellas de clase "normal". Bueno, el pedo estuvo así, estaba con un cuate en Acapulco, el en infame Alebrije, conocido por todos por su barra libre, mal servicio y morras buenisimas (aunque medio chamacas) pero también es altamente conocido por la gran cantidad de adolecentes de entre 15 y 18 años en estado etílico duro. Bueno, antes que me desvié más del tema, taba con mi cuate en Acapulco y ese día nomás ibamos ese wey y yo porque su vieja no quiso ir y mi hermana se sentía mal, tons pues chingo a su madre, nos fuimos este vato y yo solos, llegando pues pa que pedir mesa, seguro nos encontrabamos a alguien con mesa y nos apañabamos ahí, pero ya adentro el lugar era un caos, taba hasta el culo de gente, tons pues con cualquier cosita la banda se pone lurias, sobre todo por la dificultad pa conseguir alcohol. Pues estabamos ahí echando desmadre y decidimos ir a la barra por un par de cubas mas y al llegar notamos un grupito de morras bastante chidas, como 5 o 6, minifaldita, blusita, monas de caras, ya saben, todo el paquete y en la mesa justo detrás de ellas había otro grupo de morras, no menos buenas y aproximadamente en la misma cantidad, tons pues en los empujones de la barra y la chingada emepezamos a oír los gritos acá machín calaca y pues obvio volteamos y chiiiiiiiingo a su madre, las viejas bien buenas, todas fresitas, super arregladas, con sus pechitos parados y sus culos apretados, se estaban agarrando a vergazos, pero sabroso, cual verduleras de la central de abastos, caon. Como ya es costumbre, pondré una pequeña recreación del asunto, tendrán que usar su imaginación para oírlo con voz de fresas quinceañeras del Alebrije:

Vieja sabrosa, minifalda mezclilla: Que te pasa, puta, o sea, tipo que me tiraste chupe en mi blusa carísima de Paris.
Vieja sabrosa, minifalda Blanca: Ay, o sea, cero que ver, pendeja, mil yo vi que te lo tiraste tu porque estas super peda.
Vieja sabrosa, minifalda mezclilla: Tipo que eres una estupida, porque mi papi me trajo esta blusa, y ya me la ensuciaste mil por tus estupideces.
Vieja sabrosa, minifalda Blanca: Ay, o sea, abrete, neta que eres una super gata, o sea, esas blusas las compra mi chacha en el mercadito que se pone por mi mansión super nice en las Lomas.
Vieja sabrosa, minifalda mezclilla: O sea, tipo que que te pasa, a mi no me vas a decir eso, pendeja, tipo que mil vas a valer madre.

Aquí se le transformó durísimo la cara, y riajale que le avienta un tequilazo en la jeta. Cabe aclarar, la de mezclilla estaba en la mesa con sus amigas y la de blanco estaba parada al lado de su mesa chupando. Bueno, después del tequilazo directo a los ojos, que la de blanco se le deja ir sobres a los pelos y la empieza a jalonear y sus amigas, como la jauría de putas ... digo, lobas que son, empezaron a jalonearla también tons la otra jauría de golfas ... digo perras, pues se le fueron sobres a las amigas de la de blanco y en menos de 30 segundos teníamos algo parecido a una mezcla entre Ultimate Fighting Championship, una orgía de canguros y un grupo de colegialas gringas calientes peleando en lodo, creo q eso hace la imagen algo más clara. Bueno, tons pues como en toda madriza en cualquier antro, llegaron los de seguridad a ver que pedo, pero al ver a un grupo de morras de no malos veres, tiradas en el piso, con las chichis de fuera, porque la mayoria o ya les habían roto la blusa o se las habían jalado de tal manera que se les salía la papa, la falda levantada hasta el cogote con la tanga de fuera y una que otra enseñando el chocho, pues los de seguridad, hicieron lo que cualquier persona contratada para mantener el orden en un establecimiento haría, empezaron a armar apuestas entre los que veíamos, dejaron seguir la pelea como por al rededor de unos 5 a 10 minutos y luego, las separaron y las sacaron casi desnudas a la mayoría y una de ellas que sólo le quedaba la falda porque hasta la tanga le arrancaron.
Bueno perras, esa fue la hermosa historia, pa que vean que las perras, no sólo son callejeras.
Se la lavan perras.