jueves, 12 de octubre de 2006

La Aventura del Auto-Mac

Que pedo, raza, pues aquí yo aprovechando un rato pa escribir y no descuidar esta madre, pero pues bueno, como dijeran en mi pueblo, a lo que te truje, Chencha.
El día de ayer, me invitaron a la exposición de la Asociación Fondos para Niños de México o algo así, total, el punto de la exposición es que les dieron cámaras a un chingo de niñitos indígenas y de clase baja y los enseñaron a usarlas, tons después de varios meses pos vieron las fotos y escogieron las mejores y son las que expusieron ayer. La neta si había unas que están muy vergas, además el evento estuvo súper chingón, unas viejas que te cagabas pa adentro, buen vino y buena comida, en pocas palabras, la combinación perfecta.
Pues total, llegamos Aguilera y yo como a las 9 de la noche y como la mamá de Aguis chambea en la asociación que organizó todo este pedo, pos obvio estaba toda la familia, pero eso no nos detuvo de irnos a una barra y ponernos a beber cual vikingos, ya a eso de las 11.30 andábamos medio entonados y el primo de Aguilera tuvo la brillante idea de ir a McDonald’s, al que está en Periférico, por Masaryk que abre las 24 hrs., pero sólo el Auto-Mac y como nosotros estábamos ahí al lado, pos íbamos caminando, claro que eso no nos impidió llegar a nuestro objetivo, por lo que nos colocamos en forma de coche (2 adelante y 3 atrás) y empezamos a caminar por el Auto-Mac echando desmadre como si fuéramos en un coche, le subíamos al radio, bajábamos las ventanas, ya saben, todo el show.
Nos acercamos a la bocinita para ordenar pero nos mandaron a la verga tons seguimos caminando hasta llegar a la primera ventanilla y ahí había un individuo que se nos quedó viendo con cara de que chingados hacen estos 5 borrachos caminando por el Auto-Mac a las 12 de la noche y haciendo ruidos de coche, pero nosotros nos enfocamos a ordenar, en ese momento, como que el chavo agarró el pedo y nos siguió el desmadre, tons avanzamos a la ventanilla 2 a recoger nuestro pedido y pagar lo que debíamos, mientras esperábamos, todos los chalanes del McDonald’s se cagaban de la risa viéndonos, así como la vieja de coche de atrás. Estando ahí sentados en el aire a las 12 de la noche, en el Auto-Mac, pasó un borrachín y nos grita, Ey, chavos, le falta alineación y balanceo a su carro, y se cagó de risa, procedimos a estacionar, lo que bauticé como el Auto de la Mujer Maravilla, para los más chavillos, la mujer maravilla tenía un avión invisible, por eso el Auto de la Mujer Maravilla. Total, ya nos sentamos en la banqueta a disfrutar, si ese es el término correcto, de nuestras hamburguesas modificadas genéticamente.
Bueno perras, se la lavan.

jueves, 5 de octubre de 2006

Le Petite Chorisin

Que pedo, raza, pues yo aquí tomandome unos breves momentos pa no descuidar mi chingadera esta, el gran pedo es que no había podido escribir porque he andado en rechinga en la escuela y 237.4 pendejadas mas que he traído entre manos.
Pero ya, heme aquí escribiendo de nuevo. Hoy les voa contar una linda historia pa que les cuenten a sus chamacos antes de dormir, se llama Senosienta.
Bueno, ésta era un muchachita que vivía con su madrastra porque su papá andaba siempre de pedote con un chingo de putas, mas drogado que la chingada y hacía años que no sabía de él. Pero su madrastra era bien culera también, la prostituía en el Salón Victoria todos los fines de semana, no la dejaba echarse su chemo y la madreaba cuando se cagaba adentro de la casa. Senosienta era bien atascada, le metía duro, duro al chemo y la mota, platicaba con las ratas que vivían en la azote de su casa, o al menos eso creía ella. Total, un día estaba bien hasta su madre en un parque que estaba ahí por su casa, echandose su mona y quemando más mota que la DEA en un operativo y en eso que se le aparece su madrina, no era un hada, porque esto no es un pinche cuento de hadas, era su madrina de bautiso y le contó que ya iba a ser la fiesta del Yonatan, el galán de la colonia y andaba soltero, tons pos la Senosienta se puso bien pinche jariosa, pero en seguida le dió el bajón porque no tenía nada q ponerse (si, los pobres también se preocupan por eso) pero su madrina que eran bien ricarda porque tenía un puesto de tamales bien prospero le dijo que no había pedo, que ella le compraba un vestido azul pastel de crinolina y unos zapatos de charol rojos con tacón de acrílico, o sea, iba a ser la más bella de la fiesta, cuando le digo a su madrina que si la dejaba ir, le dijo que simón pero que primero tenía q coser 120 ropones de niño Jesús, a eso se dedicaba su familia, y prepara 34 litros de atole, tons pos se puso bien triste porque no le iba a dar tiempo y se iba a perder la fiesta del Yon, pero le habló a su amiga, la Tortola, le decían así porque volaba de palo en palo, pa que le echara el guante, tons en chinga se pusieron a chambear y que terminan a tiempo, tons ya se puso bien cuca la Senosienta y se largo a la fiesta del Yon en el taxi de su tío Juan Gustavo, pero estaba bien nerviosa y se tronó unos churros y se echó unas 2 monas antes de llegar pa quitarse los nervios, tons llegó bien pasada y cuando llegó todo el mundo la volteó a ver porque se veía bien chida, tons encontró aL Yon y que la invita a bailar, y bailaron y bailaron, pero como a eso de las 11:50 p.m. le agarró la eriza a Senosienta y que empieza a guacarear y a romper madres tons que se sale en chinga corriendo, pero como seguía bien puesta se le cayó su zapato de charol y ya llegó a su casa y se jeteó porque estaba en el alusín total. Al día siguiente llegó el Yon a su casa con el zapato de la Senosienta y ella se puso bien nerviosa, pero bajo a abrirle en paños menores y que le dice el Yon, oyeme, pinche drogada, wacareaste toda mi casa, lazate a limpiar ten tu pinche zapato. FIN.
Bueno, pos espero que les sirva pa sus chamacos.
Se la lavan, perras.